Qué es la socialdemocracia

La socialdemocracia, es probamente, la ideología política de moda, o con la que más se identifican los partidos políticos actuales -supuestamente-. Esta ideología surgió a finales del siglo XIX a partir de una división interna del socialismo. Es difícil llegar a una definición precisa de lo que defienden los socialdemócratas, ya que las elaboraciones teóricas de los grupos e individuos que se identifican con este término han ido cambiando a lo largo de la historia.

Cuando surgido dentro del movimiento obrero marxista, la socialdemocracia señaló la importancia de los logros de la democracia a través del voto universal y la posibilidad de participación política a través de asambleas populares. Durante este período, los socialdemócratas también abogaban por la necesidad de ampliar la democracia más allá de la esfera política, que apunta a la liberación de la clase obrera y la ruptura con el sistema de clases sociales (que sería suponer también la realización de la democracia en la esfera económica). Poco a poco, estos partidos obtuvieron más seguidores, ganando terreno en los parlamentos europeos, especialmente en Alemania. El crecimiento y la masificación de estos partidos trajeron algunas consecuencias; la necesidad de hacer alianzas con otros sectores (no sólo la clase obrera) y el distanciamiento entre las bases de los partidos y sus líderes, estos últimos cada vez más alineado con los intereses de la burguesía.

Hasta mediados de los años 1910 los partidos socialdemócratas aún se reconocían – y eran reconocidos – como partidos revolucionarios. Sin embargo, al comienzo de la Primera Guerra Mundial – cuando los socialdemócratas apoyaron a los líderes de sus respectivos países – y el éxito de la revolución bolchevique en Rusia, cambio de escenario, provoco una división dentro del socialismo. Por un lado, los comunistas, influenciados por Lenin y la Revolución rusa, siguieron defendiendo la necesidad de una revolución que rompiese radicalmente con el modo de producción capitalista. Por otro lado, los socialdemócratas argumentaron que, a través de la vía partidaria, sería posible para promover una serie de reformas dentro del capitalismo, pequeños logros que podrían acumularse en la victoria del socialismo en sí. Para estos últimos, el comunismo representaba una forma autoritaria del socialismo, mientras que la socialdemocracia sería una cara democrática. Sin embargo, con el tiempo, se centró en pequeñas reformas. No obstante, cabe señalar que eran responsables de muchos beneficios para la clase obrera europea.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la socialdemocracia comenzó a diferenciarse del socialismo genuino, y se consideraban liberales, pero con una gran defensa del Estado de bienestar.

Actualmente, los partidos socialdemócratas se encuentran en el centro del espectro político y se diferencian de la derecha por la importancia dada la necesidad de proteger el medio ambiente, los sectores más vulnerables de la sociedad, los derechos laborales y la regulación del mercado. Algunos países con gran tradición socialdemócrata son Alemania, la Holanda, Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Bélgica, y los países de Europa del norte.

Características de los partidos políticos socialdemócratas actualmente

La socialdemocracia actualmente propone lo siguiente:

  • Una economía mixta (combinación de principios socialistas y capitalistas) controlada democráticamente.
  • Educación, cuidado de salud universal, cuidado infantil y los relacionados servicios sociales para todos los ciudadanos de manera gratuita (con impuestos altos).
  • Un estado de bienestar, con el objetivo de que todos tengan igualdad de oportunidades y se asegure a los ciudadanos una buena calidad de vida, en caso de desempleo, jubilación, etc.
  • Organismos estatales que regulen la empresa privada en defensa del trabajador y de los consumidores (que no haya subida de precios, ni salarios bajos), garantizando los derechos laborales (es decir, apoyar el acceso de los trabajadores a los sindicatos), y de los consumidores la protección y la competencia de mercado.
  • Democracia representativa en el marco del estado de derecho.
  • Ecologismo y protección del medio ambiente a través de las leyes.
  • Impuestos medios/altos para financiar los gastos del gobierno.
  • Una política social secular y progresista. En pro del aborto, matrimonio homosexual, etc.
  • Promoción de la justicia social, los derechos humanos, derechos sociales, derechos civiles y libertades civiles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *